¿Venture Debt o Venture Capital? Lo que todo CEO debería conocer

Vemos las diferencias entre el Venture debt y el Venture capital la hora de buscar financiación.
Los principales errores de fundrising

En The Startup CFO nos apasiona transmitir las buenas prácticas de las startups para ayudar a los emprendedores en en su camino hacia el éxito. En este post, vamos a ver las diferencias entre el Venture Debt (deuda de riesgo) y el Venture Capital (capital riesgo) a la hora de buscar financiación, y por qué es fundamental que los emprendedores entiendan estos conceptos clave en las vitales primeras etapas de una startup. Empezamos.

¿Qué es el Venture Debt?

El Venture Debt se ha convertido en una opción cada vez más popular para los emprendedores que buscan fuentes adicionales de efectivo que no dependen necesariamente de las rondas de financiación y que pueden obtenerse de los bancos.

Mientras que el Venture Capital es el modo dominante de recaudación de fondos para muchas startups, el Venture Debt se ve como una forma de acceder a fondos sin ceder cantidades excesivas de Capital, como es el caso de la financiación clásica de Capital riesgo.

El Venture Debt es un préstamo concedido por una empresa de préstamos especializados o un banco que debe devolverse en un plazo más corto. Estos acuerdos suelen ir acompañados de un «warrant», un documento legal que permite al prestamista adquirir una participación en el capital de la empresa en una fecha futura determinada.

Estas garantías suelen reforzar una rigurosa alineación de intereses, ya que tanto el prestamista como el prestatario se centran en el éxito a largo plazo de la empresa, al igual que el elemento de asociación del capital riesgo, lo que significa que los acuerdos de Venture Debt seguirán implicando la presentación de informes en profundidad, la supervisión y el seguimiento de las métricas y los resultados de su empresa emergente.

El Venture Debt es complejo, presenta gran variedad de estructuras y algunas ventajas claras

El Venture Debt es de corto a medio plazo, lo que pone de manifiesto la primera diferencia notable en comparación con el Venture Capital. Sin embargo, es importante que los empresarios tengan en cuenta que esto implicará devolver rápidamente una suma de dinero mucho mayor, mientras que el Venture Capital implica ceder acciones de su empresa y sufrir un menor impacto financiero a corto plazo.

También es importante saber que el Venture Debt depende en gran medida de la institución en cuestión y engloba una serie de términos, condiciones y cláusulas que deberían ser analizadas por expertos con un abogado de empresas o de startups antes de firmar en la línea de puntos. El contexto lo es todo y el tamaño de la empresa suele ser lo que más importa, lo que significa que la Venture Debt puede ser menos impactante y más beneficioso como apoyo adicional para las empresas de mayor tamaño que ya cuentan con mayores cantidades de dinero y experiencia que les permite devolver un préstamo más rápidamente.

El Venture Debt tiene un coste menor, reduciendo la dilución de los accionistas existentes en sus participaciones y dando a los CEOs una mayor participación en su propia empresa.

Sin embargo, al estar estructurada como una obligación de préstamo o deuda de la empresa y que debe ser devuelta, ésta asume un riesgo adicional. Una ventaja adicional que los CEOs de las startups suelen señalar es el hecho de que el Venture Debt se considera un enfoque de «no intervención», y aunque los bancos necesitan saber a quién prestan, no se implican tanto en los informes y el seguimiento de las cifras como los inversores de Venture capital.

Más difícil de acceder que el Venture Capital

Los proveedores de préstamos de Venture Debt son pocos y distantes entre sí cuando se comparan con el Venture Capital, y los bancos están mucho menos inclinados a prestar a las jóvenes empresas en fase inicial sin un historial probado. Si nos fijamos en el Reino Unido como ejemplo, los principales proveedores de Venture Debt incluyen Silicon Valley Bank, Columbia Lake Partners, Finstock Capital, Shawbrook Bank, Kreos Capital, Boost & Co y Barclays, destacando Barclays como quizás el nombre bancario más reconocible de la calle. Mientras tanto, España ofrece relativamente pocos proveedores de este tipo de apoyo, destacando el Sabadell como una opción líder para los emprendedores.

El Venture Capital suele ser la opción preferida

El Venture Capital tiende a ser mucho más accesible para las startups en sus primeras etapas y esto tiende a girar en torno al riesgo. Como ya hemos dicho, los bancos no están tan dispuestos a correr riesgos tan grandes con las empresas más nuevas, mientras las Venture Capital, ávidas de grandes beneficios, a menudo se arriesgan si con ello consiguen una mayor participación en su negocio.

Por esta razón, si decides buscar financiación de un Venture Capital es esencial que pidas una cantidad razonable de Capital y que encuentres un equilibrio realista en función del estado de tu negocio y de tus previsiones a corto, medio y largo plazo.

Es crucial evaluar qué es lo mejor para su empresa

Como hemos mencionado en este post, el Venture Debt y el Venture Capital son enfoques diferentes de financiación que ofrecen opciones distintas a las startups que buscan Capital y formas de potenciar su crecimiento y escalar. Mientras que las empresas jóvenes pueden beneficiarse más de los Venture Capital, otras empresas se benefician del apalancamiento adicional que ofrece la deuda de riesgo. Esto significa que es esencial que los empresarios planifiquen y consideren cuidadosamente las opciones que más les beneficiarán a largo plazo.

La importancia del asesoramiento e información de expertos

Para llegar a conclusiones sólidas sobre el mejor tipo de financiación para tu startup, es esencial contar con una planificación, previsión, informes y gestión financiera experta. En The Startup CFO, ofrecemos servicios integrados de CFO externo que proporcionan a los emprendedores una orientación exhaustiva y un apoyo práctico sobre cómo elaborar los mejores informes para acercarse a los posibles inversores y el funcionamiento diario de las finanzas de su startup.  

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Top 10 startups octubre

Un mes más os traemos la lista del top 10 startups más interesantes del mes de octubre. Todos son grandes proyectos que siguen levantando rondas de financiación en España y evolucionando para implantarse en el mercado.

Leer más >

Recibe nuestros artículos directamente en tu mail

Nos encargamos de las finanzas de tu startup para que tú dediques tu tiempo a lo mejor que sabes hacer, tu proyecto.

© Copyright 2021 The Startup CFO
Política de Privacidad  |  Cookies

Los principales errores de fundrising

¿Venture Debt o Venture Capital? Lo que todo CEO debería conocer

En The Startup CFO nos apasiona transmitir las buenas prácticas de las startups para ayudar a los emprendedores en en su camino hacia el éxito. En este post, vamos a ver las diferencias entre el Venture Debt (deuda de riesgo) y el Venture Capital (capital riesgo) a la hora de buscar financiación, y por qué es fundamental que los emprendedores entiendan estos conceptos clave en las vitales primeras etapas de una startup. Empezamos.

¿Qué es el Venture Debt?

El Venture Debt se ha convertido en una opción cada vez más popular para los emprendedores que buscan fuentes adicionales de efectivo que no dependen necesariamente de las rondas de financiación y que pueden obtenerse de los bancos.

Mientras que el Venture Capital es el modo dominante de recaudación de fondos para muchas startups, el Venture Debt se ve como una forma de acceder a fondos sin ceder cantidades excesivas de Capital, como es el caso de la financiación clásica de Capital riesgo.

El Venture Debt es un préstamo concedido por una empresa de préstamos especializados o un banco que debe devolverse en un plazo más corto. Estos acuerdos suelen ir acompañados de un "warrant", un documento legal que permite al prestamista adquirir una participación en el capital de la empresa en una fecha futura determinada.

Estas garantías suelen reforzar una rigurosa alineación de intereses, ya que tanto el prestamista como el prestatario se centran en el éxito a largo plazo de la empresa, al igual que el elemento de asociación del capital riesgo, lo que significa que los acuerdos de Venture Debt seguirán implicando la presentación de informes en profundidad, la supervisión y el seguimiento de las métricas y los resultados de su empresa emergente.

El Venture Debt es complejo, presenta gran variedad de estructuras y algunas ventajas claras

El Venture Debt es de corto a medio plazo, lo que pone de manifiesto la primera diferencia notable en comparación con el Venture Capital. Sin embargo, es importante que los empresarios tengan en cuenta que esto implicará devolver rápidamente una suma de dinero mucho mayor, mientras que el Venture Capital implica ceder acciones de su empresa y sufrir un menor impacto financiero a corto plazo.

También es importante saber que el Venture Debt depende en gran medida de la institución en cuestión y engloba una serie de términos, condiciones y cláusulas que deberían ser analizadas por expertos con un abogado de empresas o de startups antes de firmar en la línea de puntos. El contexto lo es todo y el tamaño de la empresa suele ser lo que más importa, lo que significa que la Venture Debt puede ser menos impactante y más beneficioso como apoyo adicional para las empresas de mayor tamaño que ya cuentan con mayores cantidades de dinero y experiencia que les permite devolver un préstamo más rápidamente.

El Venture Debt tiene un coste menor, reduciendo la dilución de los accionistas existentes en sus participaciones y dando a los CEOs una mayor participación en su propia empresa.

Sin embargo, al estar estructurada como una obligación de préstamo o deuda de la empresa y que debe ser devuelta, ésta asume un riesgo adicional. Una ventaja adicional que los CEOs de las startups suelen señalar es el hecho de que el Venture Debt se considera un enfoque de "no intervención", y aunque los bancos necesitan saber a quién prestan, no se implican tanto en los informes y el seguimiento de las cifras como los inversores de Venture capital.

Más difícil de acceder que el Venture Capital

Los proveedores de préstamos de Venture Debt son pocos y distantes entre sí cuando se comparan con el Venture Capital, y los bancos están mucho menos inclinados a prestar a las jóvenes empresas en fase inicial sin un historial probado. Si nos fijamos en el Reino Unido como ejemplo, los principales proveedores de Venture Debt incluyen Silicon Valley Bank, Columbia Lake Partners, Finstock Capital, Shawbrook Bank, Kreos Capital, Boost & Co y Barclays, destacando Barclays como quizás el nombre bancario más reconocible de la calle. Mientras tanto, España ofrece relativamente pocos proveedores de este tipo de apoyo, destacando el Sabadell como una opción líder para los emprendedores.

El Venture Capital suele ser la opción preferida

El Venture Capital tiende a ser mucho más accesible para las startups en sus primeras etapas y esto tiende a girar en torno al riesgo. Como ya hemos dicho, los bancos no están tan dispuestos a correr riesgos tan grandes con las empresas más nuevas, mientras las Venture Capital, ávidas de grandes beneficios, a menudo se arriesgan si con ello consiguen una mayor participación en su negocio.

Por esta razón, si decides buscar financiación de un Venture Capital es esencial que pidas una cantidad razonable de Capital y que encuentres un equilibrio realista en función del estado de tu negocio y de tus previsiones a corto, medio y largo plazo.

Es crucial evaluar qué es lo mejor para su empresa

Como hemos mencionado en este post, el Venture Debt y el Venture Capital son enfoques diferentes de financiación que ofrecen opciones distintas a las startups que buscan Capital y formas de potenciar su crecimiento y escalar. Mientras que las empresas jóvenes pueden beneficiarse más de los Venture Capital, otras empresas se benefician del apalancamiento adicional que ofrece la deuda de riesgo. Esto significa que es esencial que los empresarios planifiquen y consideren cuidadosamente las opciones que más les beneficiarán a largo plazo.

La importancia del asesoramiento e información de expertos

Para llegar a conclusiones sólidas sobre el mejor tipo de financiación para tu startup, es esencial contar con una planificación, previsión, informes y gestión financiera experta. En The Startup CFO, ofrecemos servicios integrados de CFO externo que proporcionan a los emprendedores una orientación exhaustiva y un apoyo práctico sobre cómo elaborar los mejores informes para acercarse a los posibles inversores y el funcionamiento diario de las finanzas de su startup.