Errores comunes que pueden dejar a tu Startup en desventaja

errores comunes

Al iniciarse en el mundo del emprendimiento de una startup, es normal cometer errores comunes. Generalmente, es posible que se creen en la mente ideas con altas expectativas, basándose en el éxito de grandes empresas que algún día comenzaron con este proceso y han llegado lejos. 

La realidad es que la mayoría de estas empresas no consiguen llegar a la cúspide del triunfo, y, en ocasiones, ni llegan a despegar. 

¡Presta atención! En The Startup CFO vamos a exponer los errores más comunes cometidos por otros empresarios que harán marcar la diferencia y se deben evitar para aumentar las posibilidades de éxito de un emprendimiento. ¡Vamos allá!

10 errores que debes cuidar al emprender una startup

1.  Pasar por alto una investigación de mercado 

Que un cierto negocio tenga éxito en una determinada zona no lo garantiza en otra. Has de comprender adecuadamente las necesidades de mercado, si no, puede que quieras desarrollar un producto o servicio que no tiene demanda real en tu radar. Recuerda que tampoco puedes subestimar a tu competencia.

2. No tener claro tu mercado objetivo

Es primordial que establezcas el perfil del o de los buyer persona a los que te quieres dirigir, para identificar su necesidad y ajustarse lo máximo posible a lo que busca. Si no consigues segmentar correctamente, puede llevarte a crear estrategias de marketing ineficientes y a la falta de personalización en la oferta de la startup.

Si bien, debes tener en cuenta que tampoco debes fijar un nicho de mercado muy específico. Puede hacer que esa exclusividad que crees que puede suponerte, acabe siendo una atracción de la competencia, eliminando la posibilidad de dominar el mercado. O, por el contrario, puede que no consigas suficientes clientes para que sea rentable.

Pincha aquí para conocer 10 ideas de startup que pueden resultar más rentables. 

3. No fichar a un buen equipo especializado

No puedes pretender emprender un negocio tú solo, ya que se necesitan cantidad de conocimientos para sacarlo adelante. Rodéate de un buen equipo, versátil y diverso, pero que se complemente a la perfección. Es imprescindible la confianza

4. No crear un plan de marketing

Este paso es la base para el funcionamiento del startup. El branding te guiará a la hora de decidir a quién hay que dirigirse, cómo y en qué momento. No establecerlo puede suponer: 

  • Falta de enfoque y dirección de los objetivos y estrategias.
  • Desconexión con el público objetivo e incapacidad de crear mensajes específicos para ellos.
  • Desperdicio de recursos financieros y humanos. 
  • Falta de promoción o baja visibilidad de la marca.
  • Fracaso en la medición y análisis de resultados, lo que dificulta la optimización y el ajuste de estrategias.
  • Aislamiento en las oportunidades de mercado, ya que no está preparada para identificar y aprovechar las tendencias emergentes y no podrá adaptarse a los cambios.

5. Errar en la gestión de la financiación

Una mala gestión del capital de tu empresa puede tener efectos perjudiciales en varios aspectos de la startup, desde su supervivencia a corto plazo hasta su capacidad para crecer y tener éxito a largo plazo. Es crucial que las startups cuenten con un plan financiero sólido, suficiente y lleven una gestión cuidadosa para asegurar el uso eficiente de los recursos disponibles.

Otra cuestión importante es ser inteligente al elegir tu inversor; no solamente para que aporte capital, sino también conocimiento estratégico, contactos y experiencia. Cuida tu relación y alinea los intereses del negocio con este.

6. Tardar demasiado en lanzarlo o tener prisa para hacerlo

Tomarse el tiempo necesario para planificar, investigar y construir una base sólida es esencial para aumentar las posibilidades de éxito a largo plazo. Uno de los errores más comunes es querer lanzar una propuesta lo más actualizada y perfecta posible, corriendo el riesgo de que se pierda la propuesta inicial de mercado.

Si bien, ¡tampoco corras demasiado! Antes de poner en manos del público tu producto o servicio, debes garantizar que se cumplen los propósitos de tu idea, además de su funcionalidad y calidad, ya que una mala reputación puede arruinar definitivamente el futuro de la marca en el mercado. 

7. Que lo que ofreces no suponga una ventaja competitiva

Es imprescindible que tu idea ofrezca al mercado una ventaja competitiva sobre las empresas que ya están asentadas en el mercado. Esto es lo que te hará crecer y captar leads y has de ser capaz de poder llevarla a la realidad. Para ello es clave tener en cuenta cuatro aspectos:

  • Diferenciación
  • Precios competitivos
  • Fidelización
  • Innovación y adaptación 

8. Querer imitar la idea de negocio de otra empresa

Un error común es crear en tu cabeza unas expectativas en base al éxito de otro empresario y querer desarrollar una idea que ya existe, pensando que también triunfarás por ello. La realidad es que lanzar una propuesta que no soluciona un problema nuevo o que diste poco de lo que ya está asentado y aceptado en el mercado no te hará destacar.

9. Desarrollar la idea centrándose, principalmente, en querer ganar dinero

Aunque la rentabilidad es un objetivo fundamental para cualquier negocio, una obsesión única por el beneficio monetario puede llevarte a tomar decisiones a corto plazo y descuidar aspectos críticos para el éxito a largo plazo

En ocasiones se llega a recortar el coste destinado a ciertas áreas o se descuida la cultura organizacional, ambos indispensables en el desarrollo de la actividad de la empresa, poniendo en riesgo la calidad del producto o servicio.

10. No disponer del capital necesario 

Para prosperar en un negocio es necesario disponer de capital suficiente para desarrollar y lanzar su idea, poder generar ingresos y cumplir las expectativas. Casi el total de las startup se inician en el mercado recurriendo a la financiación para poder despegar: cubrir operaciones y gastos iniciales, poder aplicar estrategias de marketing y captar clientes, desarrollar el producto o la tecnología necesaria… 

No intentes reducir los costes al mínimo, recuerda que la correcta inversión en tu empresa es clave para sacar a flote un emprendimiento.

Abordar proactivamente estos errores, aprendiendo de la experiencia y buscando la orientación adecuada, no solo ayuda a evitar desventajas, sino que también establece las bases para un crecimiento sólido y una presencia exitosa en el mercado. 

Si necesitas ideas de cómo crear tu startup o quieres conocer los mejores secretos sobre ello, en nuestro blog encontrarás más artículos como este.  

ayudasempresasfinanciacióninnovaciónstartupThe Startup CFO

Top 10 Startups

Echa un vistazo a nuestro blog para conocer a las 10 startups más destacadas de abril. Descubre cómo estas empresas están revolucionando sus respectivos sectores con la ayuda del apoyo financiero que han recibido.

Leer más >
Top 10 MARZO

Top 10 Startups

Te presentamos las startups que están transformando industrias con sus ideas innovadoras y el respaldo financiero que han obtenido. Descubre las 10 startups más prometedoras de marzo en nuestro blog.

Leer más >

Receive our articles directly to your email

errores comunes

Errores comunes que pueden dejar a tu Startup en desventaja

Al iniciarse en el mundo del emprendimiento de una startup, es normal cometer errores comunes. Generalmente, es posible que se creen en la mente ideas con altas expectativas, basándose en el éxito de grandes empresas que algún día comenzaron con este proceso y han llegado lejos. 

La realidad es que la mayoría de estas empresas no consiguen llegar a la cúspide del triunfo, y, en ocasiones, ni llegan a despegar. 

¡Presta atención! En The Startup CFO vamos a exponer los errores más comunes cometidos por otros empresarios que harán marcar la diferencia y se deben evitar para aumentar las posibilidades de éxito de un emprendimiento. ¡Vamos allá!

10 errores que debes cuidar al emprender una startup

1.  Pasar por alto una investigación de mercado 

Que un cierto negocio tenga éxito en una determinada zona no lo garantiza en otra. Has de comprender adecuadamente las necesidades de mercado, si no, puede que quieras desarrollar un producto o servicio que no tiene demanda real en tu radar. Recuerda que tampoco puedes subestimar a tu competencia.

2. No tener claro tu mercado objetivo

Es primordial que establezcas el perfil del o de los buyer persona a los que te quieres dirigir, para identificar su necesidad y ajustarse lo máximo posible a lo que busca. Si no consigues segmentar correctamente, puede llevarte a crear estrategias de marketing ineficientes y a la falta de personalización en la oferta de la startup.

Si bien, debes tener en cuenta que tampoco debes fijar un nicho de mercado muy específico. Puede hacer que esa exclusividad que crees que puede suponerte, acabe siendo una atracción de la competencia, eliminando la posibilidad de dominar el mercado. O, por el contrario, puede que no consigas suficientes clientes para que sea rentable.

Pincha aquí para conocer 10 ideas de startup que pueden resultar más rentables. 

3. No fichar a un buen equipo especializado

No puedes pretender emprender un negocio tú solo, ya que se necesitan cantidad de conocimientos para sacarlo adelante. Rodéate de un buen equipo, versátil y diverso, pero que se complemente a la perfección. Es imprescindible la confianza

4. No crear un plan de marketing

Este paso es la base para el funcionamiento del startup. El branding te guiará a la hora de decidir a quién hay que dirigirse, cómo y en qué momento. No establecerlo puede suponer: 

  • Falta de enfoque y dirección de los objetivos y estrategias.
  • Desconexión con el público objetivo e incapacidad de crear mensajes específicos para ellos.
  • Desperdicio de recursos financieros y humanos. 
  • Falta de promoción o baja visibilidad de la marca.
  • Fracaso en la medición y análisis de resultados, lo que dificulta la optimización y el ajuste de estrategias.
  • Aislamiento en las oportunidades de mercado, ya que no está preparada para identificar y aprovechar las tendencias emergentes y no podrá adaptarse a los cambios.

5. Errar en la gestión de la financiación

Una mala gestión del capital de tu empresa puede tener efectos perjudiciales en varios aspectos de la startup, desde su supervivencia a corto plazo hasta su capacidad para crecer y tener éxito a largo plazo. Es crucial que las startups cuenten con un plan financiero sólido, suficiente y lleven una gestión cuidadosa para asegurar el uso eficiente de los recursos disponibles.

Otra cuestión importante es ser inteligente al elegir tu inversor; no solamente para que aporte capital, sino también conocimiento estratégico, contactos y experiencia. Cuida tu relación y alinea los intereses del negocio con este.

6. Tardar demasiado en lanzarlo o tener prisa para hacerlo

Tomarse el tiempo necesario para planificar, investigar y construir una base sólida es esencial para aumentar las posibilidades de éxito a largo plazo. Uno de los errores más comunes es querer lanzar una propuesta lo más actualizada y perfecta posible, corriendo el riesgo de que se pierda la propuesta inicial de mercado.

Si bien, ¡tampoco corras demasiado! Antes de poner en manos del público tu producto o servicio, debes garantizar que se cumplen los propósitos de tu idea, además de su funcionalidad y calidad, ya que una mala reputación puede arruinar definitivamente el futuro de la marca en el mercado. 

7. Que lo que ofreces no suponga una ventaja competitiva

Es imprescindible que tu idea ofrezca al mercado una ventaja competitiva sobre las empresas que ya están asentadas en el mercado. Esto es lo que te hará crecer y captar leads y has de ser capaz de poder llevarla a la realidad. Para ello es clave tener en cuenta cuatro aspectos:

  • Diferenciación
  • Precios competitivos
  • Fidelización
  • Innovación y adaptación 

8. Querer imitar la idea de negocio de otra empresa

Un error común es crear en tu cabeza unas expectativas en base al éxito de otro empresario y querer desarrollar una idea que ya existe, pensando que también triunfarás por ello. La realidad es que lanzar una propuesta que no soluciona un problema nuevo o que diste poco de lo que ya está asentado y aceptado en el mercado no te hará destacar.

9. Desarrollar la idea centrándose, principalmente, en querer ganar dinero

Aunque la rentabilidad es un objetivo fundamental para cualquier negocio, una obsesión única por el beneficio monetario puede llevarte a tomar decisiones a corto plazo y descuidar aspectos críticos para el éxito a largo plazo

En ocasiones se llega a recortar el coste destinado a ciertas áreas o se descuida la cultura organizacional, ambos indispensables en el desarrollo de la actividad de la empresa, poniendo en riesgo la calidad del producto o servicio.

10. No disponer del capital necesario 

Para prosperar en un negocio es necesario disponer de capital suficiente para desarrollar y lanzar su idea, poder generar ingresos y cumplir las expectativas. Casi el total de las startup se inician en el mercado recurriendo a la financiación para poder despegar: cubrir operaciones y gastos iniciales, poder aplicar estrategias de marketing y captar clientes, desarrollar el producto o la tecnología necesaria… 

No intentes reducir los costes al mínimo, recuerda que la correcta inversión en tu empresa es clave para sacar a flote un emprendimiento.

Abordar proactivamente estos errores, aprendiendo de la experiencia y buscando la orientación adecuada, no solo ayuda a evitar desventajas, sino que también establece las bases para un crecimiento sólido y una presencia exitosa en el mercado. 

Si necesitas ideas de cómo crear tu startup o quieres conocer los mejores secretos sobre ello, en nuestro blog encontrarás más artículos como este.